Lo primero que hay que tener en cuenta que el IVA es del Estado español. En ningún momento ese dinero pertenece a la tienda, autónomo o empresa que lo cobra, por eso se dice que es un impuesto indirecto. Dicho esto, vamos a ver los tipos de IVA que hay:

  • IVA soportado: es el IVA que hemos pagado.
  • IVA repercutido o devengado: es el IVA que se ha recaudado a los clientes.

Dicho de otro modo, el IVA repercutido de una empresa, es el mismo IVA, en este caso soportado, del cliente que paga.

Está es una diferencia muy importante porque la Agencia Tributaria permite que autónomos y empresas puedan deducirse el IVA soportado. Se calcula de la siguiente manera:

  • IVA a pagar = IVA repercutido − IVA soportado

Publicidad

Artículos Relacionados