Si aún no te has enterado de qué demonios es el bitcoin, no te preocupes. En el artículo de hoy te lo voy a explicar de una manera muy fácil e intuitiva. Sigue leyendo.

Publicidad

Intercambio físico

Imagínate que estamos tu y yo sentados en un banco de un parque.

Yo tengo una manzana.

Y te la doy a ti.

Ahora, tú tienes una manzana y yo ninguna. Fácil, ¿no?

comparacion-manzana-bitcoin

Veamos qué ha pasado: la manzana que yo tenía físicamente en mi mano, la he puesto en la tuya. Tu la tienes, la puedes sentir. Ahora es tuya.

Hemos hecho el intercambio nosotros dos, sin necesidad de otra persona ni de un mediador.

Nosotros sabemos, que la manzana que estaba en mi mano, es la manzana que ahora tienes tú.

Intercambio digital

Pero, ¿qué pasa si ahora hablamos de una manzana digital?

Digamos que yo tengo una manzana digital en el ordenador y yo te la mando.

¿Cómo sabes que la manzana digital que te he dado es tuya y solamente tuya?

Me he podido hacer una o miles de copias en mi ordenador. La he podido subir a internet y miles de personas se la han podido descargar.

comparacion-manzana-bitcoin-2

Ese es uno de los mayores problemas del intercambio de bienes digitales y es conocido como “doble gasto”1. Si ese problema no se soluciona, la gente podría crear y multiplicar su propio dinero digital de la nada, por lo que perdería su valor.

Por eso, hasta el desarrollo del bitcoin, si te envio dinero por internet debía haber una tercera entidad que garantizase la transacción (un banco).

Vamos a ver cómo lo solucionamos…

Libro mayor o libro de contabilidad

Si todas las manzanas digitales estuvieran apuntadas en un libro de contabilidad…y en él, además, apuntamos todos los intercambios, tendríamos controladas todas las manzanas digitales. Sabríamos cuántas hay y sabríamos quién las tiene.

Problema solucionado, o ¿no?

Dificultades

Si hay una persona que es el que mantiene el libro de contabilidad, él podría modificarlo para beneficiarse. Cuando el quisiera podría apuntarse en su cuenta un par de manzanas digitales y nadie se daría cuenta…

¿Quién controla el libro de contabilidad? ¿Y si hubiese millones de libros de contabilidad repartidos por todo el mundo?

Y no solo eso, sino que todos son iguales, porque, en realidad, son el mismo libro de contabilidad: la blockchain

La solución: la blockchain o cadena de bloques

La solución es tener el mismo libro de contabilidad repartido por millones de ordenadores; que mantienen sincronizadas todas las transacciones que han ocurrido desde el principio de los tiempos. Esto es lo que se conoce como blockchain o cadena de bloques.

De esta manera, tú, ni nadie, puede crear manzanas digitales de la nada.

Quién manda: red distribuida

Nadie manda. Ni nadie controla.

El control está distribuido entre los millones de ordenadores que controlan que todo esté correcto en ese libro de contabilidad maestro.

Además, a estos ordenadores, por las molestias -gasto de energía, hardware, etc- se les recompensa con 25 manzanas digitales cada vez que se actualiza el libro de contabilidad. Es lo que se conoce como minado de criptomonedas.

¿Has entendido lo que llevamos?

Pues cambia manzanas digitales por “bitcoins” y así es como funciona el protocolo de Bitcoin.

Vamos a resumirlo centrándonos en el Bitcoin:

  • El número total de bitcoins está definido desde que se creó el protocolo.
  • Cuando envío bitcoins, gracias a la blockchain (libro de contabilidad), sabemos que un número determinado de bitcoins abandonan mi cuenta y van a la cuenta de un destinatario.
  • Como la blockchain es pública no es necesario un intermediario (banco) que se asegure de que no hago trampas con mis bitcoins (no hago copias, no mando los mismos bitcoins dos veces, etc.).
  • El protocolo de la red de Bitcoin es código libre y puede modificarse, pero solo las partes que afectan al mantenimiento, seguridad y mejoras. El número de monedas está predefenido y no puede modificarse.

Resumen

Lo que se conoce como Bitcoin no es más que un programa informático que está instalado en millones de ordenadores y que se encarga de controlar dónde se encuentra cada uno de los millones de bitcoins que se encuentran en circulación.

Como vemos, el sistema funciona de tal forma, que puedo mandarte bitcoins (digital) de la misma forma en la que te puedo dar algo físico, como una manzana. Los bitcoins abandonan mi cuenta y acaban en la tuya. De la misma forma que la manzana pasaba de mi mano a la tuya. Con seguridad y sin intermediarios.

En otras palabras, los bitcoins se comportan y se intercambian como bienes físicos.

¿Y qué nos permite esto?

Gracias a la tecnología del Bitcoin, podemos mandar 1 bitcoin, 100 millones de bitcoins o 0,0001 bitcoins con un par de clicks de ratón a cualquier parte del mundo.

Además, con cada envío de bitcoins, podemos añadir un mensaje de texto o nota en la que podemos escribir información importante (como identificadores de contratos, de acciones de bolsa, etc.) que abren aún más el abanico de usos de Bitcoin.

Si has entendido esto, ya sabes más sobre Bitcoin que la mayoría de personas.

Referencias:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Doble_gasto

Publicidad